martes, 27 de junio de 2017

Patagón de los Archiduques Alberto e Isabel. s/f. Bruselas.



En el siglo XVI, gran parte de la Bélgica de hoy estaba bajo el control del rey de España, Felipe II. El 6 de mayo de 1598, el rey firma el acta de cesión a su hija Isabel Clara Eugenia la soberanía de diferentes partes del sur de los Países Bajos, incluyendo el Franco Condado. Isabel estaba comprometida con el archiduque Alberto de Austria, nieto del emperador Fernando I y gobernador de los Países Bajos, que tras renunciar a sus dignidades eclesiásticas y ser dispensado de su estado religioso, en 1598 abandonó Bruselas en busca de su prometida y prima la infanta española Isabel Clara Eugenia, con la que, años atrás, compartiera educación y juegos. 

El 13 de septiembre 1598 Felipe III sucedió a Felipe II como rey de España y confirmó esta decisión. Alberto e Isabel se casaron el 14 de abril 1599. En septiembre de ese año salieron de España y entraron solemnemente en sus Estados como soberanos, siendo calurosamente acogidos en las tierras del Sur de los Paises Bajos, cuyas principales ciudades les recibieron con festivas celebraciones: procesiones religiosas, cabalgatas cívicas, banquetes, conciertos y bailes. Enraizadas en la tradición local y en las costumbres europeas del Renacimiento, las felices entradas les fueron tributadas en Lille, Arras y Bruselas, siendo la mas célebre la que le rindió Amberes. El pueblo, con la esperanza de que con estas nuevos soberanos, al menos terminarían las guerras, les dieron una calurosa bienvenida. Estas inauguraciones todavía se pueden ver en diferentes pinturas de PP Rubens.


Los Archiduques Alberto e Isabel
Rubens, Pedro Pablo; Brueghel "el Viejo", Jan  c.1615


Presentamos un patagón del segundo periodo de amonedación de los Archiques que se inició en 1612 hasta 1621 y cuya novedad era la acuñación en plata del patagón de 48 sueldos o patards y sus fracciones de ½ y ¼ de patagón. La denominación viene del nombre que los españoles le dieron de patacon” aumentativo de “pataca”, moneda de plata de una onza (ver RAE)
 

Patagón sin fecha (1612-1613) de Brabante (Bruselas) 28 gr. de plata
 de 875‰ y 42 mm. Herrera #1660
Anv.:  Los bastones de Borgoña o Cruz de San Andrés, sujetos en el centro 
por uneslabón de acero (briquet) que desprende chispas y del que pende el 
Toison de Oro,encima la corona real, y a ambos lados monograma 
coronado con las iniciales de  los archiduques AA EE entrelazados.
Ley.: · ALBERTVS· ET· ELISABET· DEI GRATIA·
Rev.: Escudo coronado conteniendo las armas de Hungría, Bohemia,
Castilla, León, Aragón, Sicilia, Granada, Portugal, Austria, antiguo
 y moderno de Borgoña,Brabante, Flandes y Tirol y lo rodea 
el collar del Toisón de Oro.
Ley.:  ARCHID· AVST· DVCES· BVRG· BRAB·  Z

El maestro de la Casa de la Moneda de Bruselas en la fecha la acuñación de esta pieza era Jacques de Bye. Tirada según De Witte ‘en las cuentas de la casa de 29 de mayo 1612 a 13 marzo 1613 y desde este dia a 31 de julio siguiente, aparecen acuñadas 285.936 y 140.578 monedas de 48 sols (patagón), respectivamente’.



♣♣♣

jueves, 4 de mayo de 2017

Un 'ducato' de la Serenísima República de Venecia



La Serenísima República de Venecia nació como ciudad-estadoExistió como tal desde el siglo IX hasta 1797. También recibe el nombre de Serenissima Repubblica di San Marco, pues San Marcos es su santo patrono.
La Serenissima se constituyó como Estado progresivamente durante la Edad Media y se convirtió en una de las principales potencias económicas del mundo, ocupando un lugar preponderante en los intercambios comerciales entre el Mediterráneo occidental y oriental. Además, con sus instituciones oligárquicas notablemente estables durante casi un milenio, representó un papel político esencial.

A partir del siglo XVI experimentó una fase de declive político y territorial, eclipsado por un extraordinario desarrollo artístico, hasta que desapareció en 1797, vencida por Napoleón Bonaparte, pasando posteriormente a ser dominada por el Imperio austríaco y Reino de Italia.





Italia -Venecia. Ducado sin fecha (1780?). Dux Paolo Renier 1779-1789.  
Grabador: RB, Rizzardo Balbi. Peso 22,85 gr. de plata de 826‰. 39 mm. 


Paolo Renier (Venecia, 1710-1789) Dux de Venecia desde su elección en el año 1779 
A. Longhi c.1779. Dominio público ©

 

 


jueves, 26 de enero de 2017

Un real de plata castellano de Enrique IV (1471-1474)

Enrique IV fue proclamado rey a la edad de veintinueve años a la muerte de su padre Juan II de Castilla. Era el hermano mayor de Isabel "la Católica"

Siendo este reinado el mas complejo y anárquico en cuanto a la moneda bajo-medieval castellana, voy a referirme aquí a una acuñación correspondiente al 5º periodo, ordenamiento de Segovia de 1471, hasta su muerte en diciembre de 1474.

Los principales hechos derivados de este ordenamiento son la supresión de concesiones a talleres no reales, con lo que solamente las cecas reales de Burgos, La Coruña, Cuenca, Segovia, Sevilla y Toledo quedaron autorizadas para acuñar moneda. Igualmente se mejoran las calidades para el oro y la plata, volviendo a los estándares tradicionales del inicio de su reinado, con la modificación de su tipología. Respecto a la amonedación del vellón, solamente se emitirán blancas y su mitad, con menor peso y fineza que las precedentes.

En lo referente a los reales de plata las características de peso y ley, como hemos indicado antes, son de 67 piezas por marco de plata castellano de ocho onzas (230,05 g.), o sea 3,43 g. de peso teórico, con ley de 11 dineros 4 granos (930,55‰) equivalente a 3,19 g. de plata pura y  un diámetro de ±26 mm. Su valor monetario era de 31 maravedíes “e non mas”.

Su tipología muestra en el centro de su anverso las iniciales del rey hEN, las dos últimas ligadas, bajo corona y como ya venía siendo con las acuñaciones de su padre, abandona la doble leyenda en dos círculos aunque sin embargo, recupera la leyenda religiosa: X XPS VINCIT XPS REGNAT XPS IMPERAT y en su reverso escudo con las armas de Castilla y León dentro de gráfila lobulada, con leyenda X ENRICVS :DEI GRACIA REX CASTE. En la parte inferior marca de ceca con la inicial de las ciudades salvo para Segovia (acueducto) y La Coruña (venera). Múltiples variedades. 



El ejemplar de mi colección que muestro de la ceca de Segovia tóscamente labrado, presenta las siguientes características: 3,40 g. 27,5 mm.



Leyenda anv.: X XPS { VINCIT { XPS { REGNAT { X
Leyenda rev.: X ENRICVS { DEI { GRACIA { REX { C
Observamos que el inicio de la leyenda XPS (Christus en su forma abreviada) que se repite, no se ajusta a lo que debía figurar según el Ordenamiento: IHESVS. Pío Beltrán achaca ésto a que las Ordenanzas están mal transcritas en las colecciones documentales(*).También se inclumple en algunas labras en las que no aparece el ordinal CARTVS que si está ordenado, tal como vemos en este ejemplar.

Asimismo indicar que se da una particularidad exclusiva de los ejemplares acuñados en la ceca de Segovia y es que la gráfila de anverso y reverso, es mixta de lóbulos y ángulos.


---------------------------------------------------
(*) Pío Beltrán, NUMISMA, 1953-7, pág. 12


domingo, 8 de mayo de 2016

Reacuñaciones póstumas de Fernando I de Habsburgo, en la ceca de Hall (Tirol)

Moser-Tursky en su libro sobre la ceca de Hall, nos habla de las reacuñaciones póstumas realizadas por la instrucción dada por su hijo el duque Fernando II, conde de Tirol. Años 1572-1576. En consecuencia su fabricación ya fue realizada con la técnica de prensa de laminación a rodillo de molino.

La primera reacuñación se realiza entre 1572-1573, con base en el taler del segundo periodo (1546) en el que aparece en el anverso la figura joven de Fernando.





Taler sin fecha de Fernando I, Rey de Romanos (c.1572-1573).
Condado de Tirol, ceca de Hall. Plata de 895 ‰, pesa 28,57 g. y mide 40 mm.
+ FERDI · D : G · RO · VNG · BOE · DAL · CRO · ZC · REX
+ INF : HISPA · ARCHIDVX · AVSTRIE · DUX · BVRG
(Catálogos: Markl 1590; Dav. 8026; M&T.220) 

Hay pequeños detalles que diferencian la primigenia de la póstuma, veamos: el principal que señalan Moser-Tursky es la cadena, siendo la póstuma el collar del Toisón.






Otro detalle importante es el pomo de la espada, mas trabajado en la póstuma:




La segunda reacuñación se realiza entre 1574-1576, tomando dos modelos anteriores; uno para el anverso corresponde al modelo del tercer periodo (1551) reichstaler de 72 kreuzer y barbado. El reverso copia el modelo del segundo periodo con el pequeño escudo de Castilla y Austria.


Taler sin fecha de Fernando I, Rey de Romanos (c.1574-1575).
Condado de Tirol, ceca de Hall. Plata de 895 ‰, pesa 28,80 g. y mide 40 mm.
* FERD· D· G· RO· HVNG· BO· DAL· CROA· REX· Ec. *
(Fernando, Deo Gratia Rey Romano, de Hungría, Bohemia, Dalmacia y Croacia.)
+ INF HISP· ARCHIDVX· AVSTRIE· DV· BVR·
(Infante de España, Archiduque de Austria, Duque de Borgoña)
(Catálogos: M&T.219; Dav. 8030) 

De esta reacuñación existen tres variedades según M&T, el mostrado arriba que denomina F, con roseta al inicio de la leyenda y terminada en Ec. y collar del Toisón de oro del que pende el vellocino; el que denomina D, con cetro corto y collar poco visible y el denominado E, cetro largo, corona que corta el doble círculo y collar sin vellocino pero con gran detalle.




El maestro de la ceca de Hall en estas acuñaciones, era Thomas Krumpper, y el maestro grabador Jakob Bertorf.


** Fuente: Die Münzstätte Hall in Tirol, Moser-Tursky, 1977

lunes, 11 de abril de 2016

La prensa de volante o balancín y su uso en los Paises Bajos Españoles



Es a partir de 1550 cuando por primera vez se utilizaron para la acuñación de monedas la prensa de tornillo o volante diseñada por el orfebre de Augsburgo Max Schwab. El entonces técnico francés Elois Mestrelle, trató introducir la prensa también en París y Londres, pero fracasó debido a la oposición de las cecas. Sólo años más tarde, la prensa de tornillo se introduce generalmente en las principales casas de la moneda. La sofisticada prensa de tornillo permite un aumento en la presión de descarga y un aclarado del relieve, mediante el cual hasta 30 monedas podían ser acuñadas en el minuto.



Independientemente de la velocidad en la producción, la prensa tenía la inmensa ventaja de sustituir el trabajo manual que frecuentemente era variable en sus productos; trabajo mecánico, casi siempre uniforme en sus efectos, y sabemos su importancia cuando se trata de monedas.



Como la mayoría de las veces, cuando se trata de innovaciones que vienen contra los hábitos, mucho más rutinarios y que están muy arraigados, las primeras pruebas del nuevo método tanto en Francia como en Inglaterra, fueron desalentadores para los responsables de vigilar su aplicación práctica.

 
 
En los Países Bajos Españoles, la introducción de la prensa de volante en las diferentes casas de la moneda fue hacia el final del reinado de Carlos II, lo que supuso cambiar completamente las acuñaciones de las monedas. Esta transformación resultó ser mucho mas profunda porque hasta el momento la acuñación de la moneda casi no había tenido perfeccionamientos sensibles (no hubo el paso intermedio de acuñaciones a rodillo). Ésta se realizaba todavía a mano con la técnica de cuños móviles y un pesado martillo, de manera que el éxito de una buena acuñación, dependía solamente de la habilidad y la atención del monedero.



En Brabante, los primeros intentos de aplicar volantes en  la acuñación de monedas no fueron muy felices. Después de un ensayo pasajero realizado en Bruselas en 1684, se acuñan en esta ceca del 27 de julio 1686 al 28 de junio 1688, la cantidad de 10.003 marcos en patagones (100.850 piezas) y 628 marcos en ducatones por el nuevo método de procedimiento  mecánico que añadía el grabado estriado del canto y en algún caso con leyenda en relieve, según el informe del maestro general Charles Agustin Wauthier.



Fue así que en 1691 o 1692, según parece, se decide hacer uso definitivo de la prensa de volante en las cecas de Brabante. Como consecuencia, un decreto de 3 de junio 1693, viene a reducir el número de obreros de sesenta a doce y los monederos a treinta y ocho en la de Amberes.


* Las imágenes están tomadas de numisbids.com, con nuestro agradecimiento